nota: si no le salen todas las fotos .. actualice la página!

El muro de la vergüenza

13 de agosto 1961 al 9 de noviembre de 1989

El Muro de Berlín irrumpió en las vidas de los berlineses en una sola noche y mantuvo físicamente separados a familias y vecinos durante 28 años, pero el desgarro interior impuesto a su población persiste aún hoy, más de un decenio después de que la presión popular derribara esa barrera de hormigón.

Los 10.680 días transcurridos entre aquel 13 de agosto de 1961, en que Berlín amaneció atravesado por las alambradas, y el 9 de noviembre de 1989, en que cayó el Muro, han quedado inscritos en la historia como el periodo más cruel de la Guerra Fría.

En pocos días quedó claro que no sería una separación provisional. A las imágenes de berlineses encaramados en escaleras de mano, saludando con un pañuelo a sus parientes o alzando a un bebé para enseñarlo al abuelo "del otro lado" siguieron las despedidas del control de la Friedrichstrasse, lugar de tránsito para el sector este, bautizado como "el palacio de las lágrimas".

El Muro fue modernizado en varias ocasiones.

En 1984 se inició la construcción de otra 'pared' cerca de la puerta de Brandeburgo.

Con el paso del tiempo, a uno y otro lado se consolidaron unas normas de conducta distintas, que no lograron eclipsar ni siquiera la emoción de las "últimas lágrimas" del Muro, derramadas por los miles de berlineses que se fundieron en un abrazo colectivo la noche mágica del 9 de noviembre de 1989.

LA CAÍDA

En noviembre de 1989, los berlineses asistieron a la caída de uno de los símbolos de la Guerra Fría que se inició con martillos y finalizaba con grúas

 
 

LA OPERACIÓN ROSA

A la una de la madrugada del 13 de agosto de 1961, fuerzas germano-orientales descargaron alambradas
y soldados con la orden de dividir Berlín en dos partes
y en apenas treinta minutos

UNA ISLA

El Muro de la Vergüenza estaba protegido por 302 torretas de vigilancia y 127 kilómetros de vallas de alarma, lo que convertía la ciudad en una isla

EL ÉXODO

A pesar de las férreas medidas de seguridad, 5.000 personas lograron atravesar el Muro utilizando métodos tan dispares como la propia edificación. Túneles, globos, escalerillas plegables o agujeros en los sillones de los coches fueron empleados para el éxodo. Más de 200 personas pagaron la huída con la muerte.

 

No se sabe exactamente cuántas personas murieron en el Muro de Berlín, pero se calcula que entre 100 y 270 perdieron la vida tratando de saltarlo entre agosto de 1961 y febrero de 1989.

EL FIN DE UN RÉGIMEN
Algo cambió en Europa cuando miles de berlineses la emprendieron a martillazos con la pared de la Vergüenza. La euforia por la caída del Muro ponía también fin a uno de los regímenes comunistas

El Muro había caído y ciudadanos del este y del oeste lloraron juntos de emoción, sin darse cuenta aún de que ese hermano recién recuperado era, en realidad, un desconocido.

EL SÍMBOLO DEL NUEVO BERLÍN
La Potsdamer Plaza fue parada obligada para los turistas occidentales que querían contemplar los restos de la Franja de la Muerte. Ahora es una flamante plaza, símbolo del nuevo Berlín.

volver a los 80

volver al inicio